miércoles, 23 de octubre de 2013

Malos tiempos para la Educación Artística


Recién aprobada la LOMCE, que ya se puede consultar a través de la página web del Ministerio,  los profesores de las asignaturas artísticas volvemos a temblar, nuestra asignatura podría ser una optativa en la ESO, dependiendo de la oferta educativa de cada centro y de cada administración educativa. Además se vuelve a aprobar una ley educativa sin el consenso de las principales fuerzas políticas, como si la educación no fuera una cuestión tan importante para ponerse de acuerdo, como si hacer una ley y ponerla en práctica no tuviera ningún coste... y sabiendo que en cuanto haya un cambio de gobierno habrá una nueva ley, y así sucesivamente. Mientras tanto los profesores asistimos a un espectáculo en el que no se nos tiene en cuenta
Sea como fuere, la educación artística sigue perdiendo con cada ley, en una sociedad totalmente mediatizada y de culto a la imagen se tiende hacia el analfabetismo visual en favor de materias más importantes como la Lengua castellana, el Inglés o las Matemáticas.  
En relación a esto quiero rescatar un fragmento de un artículo que publiqué ya hace tiempo en TeKLEEando  en el que exponía mis ideas sobre este tema, cuando la asignatura de Educación Plástica y Visual perdían todas las hora de clase en 2º de ESO. En este artículo analizaba el contenido de un libro “Educación y cultura visual” de Fernando Hernández que explicaba muy bien el origen del menosprecio hacia las enseñanzas artísticas: 

  • Se sigue pensando que el artista es un genio, el que lo es posee un don con el que se nace (no se hace). ¿para qué sería necesaria entonces una educación artística?Sin embargo nadie se cuestiona que los alumnos deban aprender a leer o escribir, aunque la mayoría no vayan a ser en el futuro autores de referencia.
  • Se reclama una “sociedad productiva, competitiva y de eficacia”. La educación artística no se considera necesaria para conseguir esta productividad, la experiencia subjetiva se considera de segundo orden frente a”lo importante” y “lo necesario”.
Especialmente en el caso de Primaria, etapa en la que el autor critica más duramente los contenidos que se imparten en relación al arte, todavía predominan los libros de textos que proponen actividades manuales como en los años 50 u otras de carácter más procedimental (experimentación pictórica sin contexto).
El autor critica el currículo de 1990 considerándolo flojo en contenidos, por no reflejar el carácter antropológico de la asignatura, las relaciones con el arte contemporáneo, … aspectos que todavía hoy no están incluídos en las nuevas propuestas de Currículo, no existen tampoco las suficientes relaciones interdisciplinares entre materias tan relacionadas como la EPV y la filosofía, o las ciencias sociales.
Las enseñanzas artísticas no van por buen camino mientras que los alumnos sean vistos más como productores de objetos (dibujos, maquetas, imágenes publicitarias…) que como “constructores activos de un conocimiento crítico y tranferible a otras situaciones y problemas no necesariamente artísticos”.

Precisamente en defensa de la Educación Artística surgía hace poco masartísticas, colectivo a favor de la Música y la Plástica en la enseñanza obligatoria, impulsado por diversos profesores como Manuel Pérez Bañez, aquí os dejo algunos de los datos extraídos de Las Tic en plástica:

Más sobre el tema:

Imagen: Il grido di Woody, de Aldo Cavini Benedetti,  bajo licencia CC